El tipo de cambio: Oportunidades y Lastres

He sido cordialmente invitado a invertir en una infinidad de brokers online. De momento solo dos han tenido la suerte de contar con mis ahorros y yo… por su parte: con comisiones. Es lógico, ellos me prestan un servicio y yo tengo que pagar por ello.  La cuestión es la siguiente: ¿Cómo aminoro el efecto de las comisiones en la rentabilidad de mi cartera?

Negociar con el bróker no es una opción y eludir el pago tampoco, por lo que entra en juego la astucia del inversor. Arañando sutilmente, podemos generar rentabilidades superiores porque ahí es donde reside la elegancia, en entender la dinámica del juego y aprovecharla.

A la hora de acometer una inversión, es de vital importancia saber lo que hacer y lo que NO. Uno de los factores determinantes es el tipo de cambio. Ahora mismo el EUR/USD está cotizando a máximos desde enero de 2014, un precio que da mucho que pensar. Inversores institucionales aseguran que es resultado de la correlación negativa entre el NASDAQ y el índice dólar, as. El Dow jones está en caída por el repunte del T-Bond, lo que indica apreciación del dólar y es algo que está ocurriendo. Desde el techo en 1.24, hoy 09/02 nos situamos en 1.22, está pasando. Sin embargo, hasta ahora hemos vivido una subida progresiva y esa es la asimetría que debemos aprovechar. Cuando se produce una apreciación de la moneda local, esta se fortalece y los países son menos competitivos a nivel de exportaciones respecto a la otra moneda, que está infravalorada pero… ¿qué ocurre con nuestra cartera?

Viaje de ida.

Analizando los indicadores SAR parabólico, MACD y estocástico %K (que valora precios extremos y complementa al RSI a la perfección), pude comprobar que la tendencia del EURO frente al dólar presentaba un patrón alcista. Posteriormente miré el calendario y me dije a mi mismo: “la inversión tarda dos días hábiles en materializarse, el tiempo necesario para aprovechar la subida”, y así fue. El (23/01/2018) tenía pensado invertir en un paquete de activos tecnológicos, pero con una diversificación geográfica centrada en el mercado estadounidense, en dólares. En estos casos la exposición al riesgo divisa no supone un problema; al contrario: es toda una oportunidad que permite aprovechar el riesgo de transacción. Con una inversión dinámica gané 0,045€ euros invertidos frente al dólar, 100€ respecto a si hubiésemos invertido dos días antes. Aquí ya estamos ahorrando. Sin embargo el problema puede surgir a la hora de liquidar el activo. El efecto que tiene el tipo de cambio sobre la divisa extranjera es multiplicativo.  Con un ejemplo se entiende fácilmente.

Un fondo ofrece el día de su enajenación un precio de 304.32€ frente a los 250€ que pagamos por cada una de ellas. La rentabilidad neta (supongamos no se aplica comisión de reembolso es de 21,73%) pero el euro se ha depreciado a los 1.05, dejándonos una depreciación del 18% y por lo tanto el retorno nos da pérdidas. ¿Cuál es el resultado de la gestión?

Lo primero que se nos ocurre es 21,73 – 18 = 3,73%, pero no. Como es multiplicativo, nos quedaría (1 + 0,2173) * (1- 0,18)= 0.9981, ergo pérdidas del 0,19% frente a una rentabilidad del 21.

Sin embargo, el tipo de cambio tiene sus consecuencias negativas.

-Invertir en un activo que no está expresado en euros tiene su comisión de conversión

-Los costes de información en el avance de la divisa y de administración de los valores extranjeros.

-Un porcentaje del patrimonio se destina a mecanismos de cobertura, las carteras cubiertas son menos rentables. De hecho, recomiendan cubrir una cartera a partir del momento en el que la rentabilidad por unidad de riesgo tiene excesos.

Estas comisiones van a parar a la entidad depositaria, que es la responsable de la custodia de la tesorería y por ende de la conversión de la moneda. El mercado FX fluctúa las 24 horas el día y la completa comprensión de sus factores determinantes es muy compleja, por lo que se recomienda prudencia en la inversión y sobre todo ser realistas: Los precios contienen la información del mercado y las comisiones imposibilitan arbitrajes sencillos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *