La evolución de la aviación de bajo coste en Europa

Las recientes quiebras de las aerolíneas de bajo coste Germania y WOW Air han puesto de manifiesto un problema que había comenzado a emerger: una consolidación en el sector low cost. ¿Cuáles son los motivos por los que estas empresas que habían ido viento en popa han pasado a teñir de rojo sus cuentas?

Para entender el por qué tenemos que remontarnos un par de décadas atrás. El modelo tradicional de la aviación pre-low cost se basaba en la oferta de un servicio de alto valor añadido. Con la compra del billete, aparte del traslado propiamente dicho, daba derecho al viajero a poder llevar el equipaje que deseara, restauración a bordo, etc. Este tipo de modelo de negocio iba dirigido a un público de poder adquisitivo alto (lo cual hacía que mucha parte de la población no pudiera permitirse volar) y los márgenes con los que operaban las aerolíneas eran altos también.

La revolución de la aviación low cost consistió en identificar cuales eran los servicios mínimos esenciales para el cliente. Con esto se ofrecería una tarifa mínima lo más reducida posible, a la que se le podrían añadir extras en caso de demandarlo el cliente. Los márgenes con los que trabajan este tipo de aerolíneas son muy bajos, por lo que buscan el recorte de gastos en toda la cadena: peores condiciones laborales, derechos de despegue y aterrizaje en horas valle, uso de aeropuertos secundarios…

La irrupción de las aerolíneas de bajo coste ayudó a que aquellos que por precio no podían hacerlo empezaran a usar este medio de transporte. Ante una demanda creciente y ante el éxito del modelo cada vez más compañías aparecieron en escena. Era un negocio tan lucrativo que hasta las grandes compañías de cada país lanzaron sus filiales de bajo coste (Iberia Express por ejemplo).

Así llegamos a nuestros días. Actualmente el sector aéreo convencional tiende a la concentración con la creación de grupos transnacionales (IAG, KLM-Air France..) debido a la atomización del sector. En el segmento low cost no se ha dado esta concentración, lo cual provoca que ante una mayor oferta de asientos y trabajando con unos márgenes tan estrechos, aquellas aerolíneas más débiles hayan desaparecido cuando la demanda no ha cubierto esta oferta.

En conclusión, tan la irrupción de las aerolíneas low cost una etapa de consolidación se acerca al segmento. La madurez y el exceso de oferta han provocado ya las primeras quiebras y traerán consigo la necesidad de fusiones y adquisiciones de las más débiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *