Optimismo económico en la Unión Europea

¿ESTAMOS SALIENDO DE LA CRISIS?

Según la última encuesta del Eurobarómetro estándar de primavera de 2017, que analiza las opiniones de los ciudadanos de la Unión Europea, los europeos consideran que la situación económica está mejorando.

En el presente año se puede afirmar que la mitad de los ciudadanos europeos ya piensa que la situación es buena. Mientras que en el año 2009 únicamente un 20% consideraba positiva la situación en su país.

Aunque los datos varían entre países, aquellos en los que más se ha incrementado esta opinión positiva son: Finlandia, Portugal, Hungría, Bélgica, Polonia y Suecia.

 

En los últimos meses, hemos leído que las principales instituciones económicas han venido anunciando el comienzo de una moderada aceleración del crecimiento económico:

  • El Banco Mundial publicó un informe a principios de 2017 donde afirmó la previsión de un 2,7% de aceleración del crecimiento económico mundial para el presente año.

  • El Banco de España recientemente ha realizado una revisión al alza del crecimiento para este año, con un incremento de hasta el 3,1%; al igual que la OCDE que sube unas décimas de las previsiones de la economía española para 2017 y 2018.

  • El Fondo Monetario Internacional ha situado a España como la economía avanzada que más crece.

  • Y según diversos datos estadísticos hemos alcanzado niveles de producción que había antes de la crisis, continúa en aumento la recuperación de empleo, ha habido un impulso de las exportaciones y el consumo crece.

Obviamente, todo este compendio de noticias que encontramos en los diversos medios, va calando en la opinión ciudadana.

¿Qué implicaciones tiene esto para nuestra economía?

Sabemos que las expectativas (las previsiones económicas sobre el futuro que afectan a los comportamientos presentes) tienen un rol determinante a la hora de la toma de decisiones de los agentes económicos. En función de dichas expectativas variará el consumo, la inversión y, con ello, un conjunto de diversas variables macroeconómicas. Si bien es cierto que España se ve influenciada por su elevada tasa de paro y estos efectos (especialmente la disposición al consumo) se ven bastante más limitados.

Vistos los datos y las expectativas ¿podemos afirmar que se esté acabando la crisis? Ante esto hay una gran división de la doctrina. Hay quien opina que no, puesto que, a pesar de estas noticias optimistas, el PIB no refleja de un modo fiel la evolución de la crisis. Sigue habiendo una depresión de la demanda y la renta per cápita (al igual que otros muchos indicadores) continúa estando por debajo de los niveles anteriores a la crisis. Por otro lado, diversos especialistas consideran que la evolución hacia la salida de la crisis está muy clara basándose en los indicadores mencionados anteriormente aunque dicha evolución sea a un paso muy lento.

En definitiva, la historia económica se ha caracterizado por periodos de recesión y de expansión económica. Los gráficos de estos ciclos económicos apuntan hacia un periodo de recuperación que, aunque no ha finalizado, muestra una clara tendencia hacia una salida de la crisis.

 ¿Significa esto que todo va a ir a mejor?

Pues esa es la tendencia, así lo creen los ciudadanos (eso apoya más dicha tendencia) y así lo consideran muchos de los principales agentes y organismos económicos. Sin embargo, no es imposible que haya otra recaída, puesto que seguimos en una época de cierta fragilidad económica, pero según apuntan los datos, sí que parece improbable.

¿Mi opinión? La optimista, que es la opinión en auge a nivel mundial y que, como hemos visto, además contribuye hacia una verdadera recuperación… (Porque, ¿pensar lo contrario sería perjudicial?) ¿La realidad? Eso es algo que sólo el tiempo dirá.

Marina Serradilla López

LinkedIn 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

¿ Y tú qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *