El BCE mantiene los tipos de interés

Si tuviéramos que resumir en una noticia económica la semana a la que ayer mismo dimos fin, ésta sería el mantenimiento de los tipos de interés que el Banco Central Europeo (BCE) ha tenido a bien practicar.

En la mañana del pasado jueves, y en rueda de prensa habitual, Mario Draghi (actual presidente del BCE) confirmaba lo que los mercados e instituciones europeas ya habían venido avanzando, mantener sin variación los tipos de interés oficiales de la zona euro. El mandatario se atrevía incluso a vaticinar una ruptura con los niveles actuales a la baja en un periodo no superior al horizonte que desde el BCE tienen estipulado para sus compras netas de activos. Y es en este punto, en lo que respecta a las medidas de política monetaria no convencionales donde también reiteró el afán de compra de activos incluso por encima de los 60 mm de euros que tenían en un principio planteado.

Todo lo anterior, en principio, tendría que reflejarse en forma de estímulos de la política monetaria europea en la mejora de las condiciones que el sistema bancario está ofreciendo a las empresas y a los hogares. Al mismo tiempo, frente a esta medida macroeconómica básica subyace la idea de promover el retorno de la inflación de la Eurozona situado ahora mismo en niveles cercanos al 0% a un nivel no superior al 2%. Y lo que es más importante, y así lo manifestó Draghi en rueda de prensa posterior, es fundamental asegurar que le entorno de muy baja inflación no se traduzca en efectos de segunda vuelta sobre el proceso de fijación de precios y salarios.

Así las cosas, con el PIB real del cuarto trimestre del 2015 de la zona euro creciendo en un 0,3%,  los precios del petróleo todavía relativamente bajos y una fortaleza clara de la demanda interna apoyada en la política monetaria anteriormente analizada, nos dirigimos hacia la última semana de abril en la que atenderemos al discurso que dará el gobernador del Banco Central de Canadá el próximo martes y a los resultados del índice de confianza del consumidor en EEUU, ambos hechos se esperan sin alteraciones. El miércoles, y si las previsiones se cumplen, seremos testigos de un descenso del PIB trimestral y anual de Gran Bretaña, concretándose en una bajada hasta el 0,4% del trimestral y hasta el 2 % del anual. Por su parte, EEUU siguiendo las previsiones, mantendrá los tipos en el 0,5%. Ya el jueves España ha de comunicar el IPC anual que se espera ver rebajado en una décima.

Sin ninguna duda, aunque el viernes comenzará con los datos negativos de la balanza fiscal mexicana, es en este último día de la semana donde conoceremos el IPC anual de la zona euro, y observaremos realmente si es cierto que lo que se vaticinaba anteriormente en el presente artículo con respecto al buen hacer de las políticas monetarias del BCE en materia de inflación es cierto. Ahora bien, si todo va como se espera estaremos ante un nuevo negativo  entonces, ¿qué periodo temporal subyace a la idea de futuro? 2021 quizá…

 

Javier Parra Domínguez

Doctor en Economía por la Universidad de Salamanca. Actualmente dirijo el Departamento de Inteligencia Digital en Súmate Marketing Online. Practico Judo en mis ratos libres y me considero un gran apasionado de los animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *