Una crisis, tres burbujas.

La crisis económica actual ha sido, normalmente, analizada como un evento singular y único. Sin embargo, el feroz periodo del que hasta hace poco tiempo hemos podido ser partícipes no ha sido un evento aislado y compacto, sino que se ha visto afectado por tres eventos que puestos en su conjunto han detonado uno de los mayores explosivos económicos que han existido a lo largo de la historia del comercio.

Leer más

Marketing tradicional y marketing digital. Dos caras de una misma moneda

El marketing, hasta hace muy poco, sólo se entendía referido a la mejora de las ventas (con todo lo que gira alrededor) en los medios habituales; periódicos, revistas, radio, TV, etc. Sin embargo, la imparable irrupción de Internet con fuerza en nuestra vida cotidiana en los últimos años ha logrado que el concepto de marketing se divida en dos partes cada vez más diferenciadas: el marketing tradicional y el marketing digital.

Leer más

GLOBALIZACIÓN: la filosofía del cosmopolitismo

El fenómeno de la globalización encuentra su razón de ser en la filosofía del cosmopolitismo: el respeto a la variedad humana desemboca en la igualdad de todos los hombres en cualquier parte del planeta convirtiendo a cada ente en ciudadano del mundo; y en los preceptos morales perfectamente visualizables en los dibujos animados de Las Tres Mellizas.

Leer más

El presupuesto base cero y la Administración

El presupuesto de base cero surgió en 1.970 y se desarrolló en Estados Unidos. Se trata de un modelo de presupuesto que no considera experiencias ante­riores para planificar acontecimientos futuros. En definitiva, es una metodología de planificación y de confección del presupuesto que trata de reevaluar cada año todos los programas y los gastos de una entidad. Por lo que exige a cada administrador justificar con detalle sus peticiones presupuestarias.

Leer más

La proeza de lograr que se aprenda

Cabría esperar, para muchos, que la respuesta al gran problema que tiene la educación española (entendido éste como la carencia notable en la adquisición de conocimientos firmes, potentes y abundantes) fuese la de aumentar el gasto público en esta partida. No obstante, sin precipitarnos a afirmar tal cosa a riesgo de ser escuchados, determinemos específicamente qué comprendemos por gasto público educativo, ¿mayores sueldos para los docentes? ¿Renovación de mobiliario? ¿Mayor disponibilidad de recursos TIC en las aulas? ¿Más ayudas a las familias de los estudiantes? Todo esto forma parte de esta cuantía, pero no todo es imprescindible para que los discentes aprendan.

Leer más